LA CLÁSICA

LA CLÁSICA nº 3: 440 Hz, ¿La frecuencia nazi?

LA CLÁSICA

Artículos y recursos interesantes sobre música clásica para leer el fin de semana

LA CLÁSICA nº 3: 440 Hz, ¿La frecuencia nazi?

Ya se sabe que cuando aparecen los nazis y el esoterismo el interés del lector se dispara. Me confieso culpable de utilizarlo para captar tu atención, pero, si al final te has entretenido y aprendido algo, espero que me perdonarás.

 

La afinación de los instrumentos ha sido un tema recurrente y controvertido a lo largo de la historia. Mario Cárdenas en Pequeña historia de la afinación nos adjunta el extracto de un libro de Roger H. Simminoff (afamado luthier y teórico) en el que nos muestra que la elección es históricamente cambiante y determinada por las posibilidades físicas de los instrumentos y las circunstancias.

Aunque se percibe una pauta hacia el gusto por afinaciones cada vez más brillantes.

Si realmente quieres unas definiciones históricas y científicas, lo mejor que he encontrado es la palabra Afinación en la wikipedia. Sólo información técnica y objetiva.

A mediados del siglo pasado entran los nazis en la historia y el debate se revoluciona. Goebels, el poderoso «ministro para la Ilustración Pública y Propaganda»,  firma en 1939 un decreto en el que se establece la afinación a 440 Hz. Aunque no es seguro que Goebels estuviese personalmente detrás de esta decisión.

Muchos consideran que esta frecuencia es contraria a la naturaleza y que provoca agresividad y estrés en los oyentes.

El punto de partida de la polémica parece ser que lo da el Instituto Schiller en el manifiesto Volver a la ‘Afinación antigua’. Que dice inspirarse en Verdi y los cantantes de ópera para promover la afinación 432 Hz.

En el artículo Los Nazis cambiaron frecuencia de la música de 432 hz a 440 hz para manipular conciencias leemos todas las maldades que se atribuyen a la afinación en 440 Hz y las bondades de la de 432 Hz. Estas mismas palabras las he encontrado repetidas casi al pie de la letra en otros muchos blogs.

Banner post

Música afinada a 432 Hz: ¿vibra a un nivel divino? abunda en los beneficios del 432 pero introduce un elemento que me ha llamado la atención y es que se consideró tanto en las salas de conciertos americanas e inglesas el 440 era la afinación más apropiada por temas de humedad y calefacción.

No hay que olvidar que aunque, impulsada por los nazis, y con la firme oposición de miles de músicos franceses, en realidad, la afinación a 440 Hz fue aprobada a nivel internacional en 1953. Una época en que las ideas nazis ya no tenían ninguna influencia.

También el 440 Hz tiene sus defensores. En Un debate sobre la afinación de instrumentos musicales el profesor Hugo Landolfi argumenta que no hay estudios realmente científicos que demuestren los efectos psicológicos de la frecuencia 432, que no se puede decir que haya una tonalidad propia de la naturaleza y que la afinación va de proporciones y no de números absolutos. 

Por último, también encontramos la postura de «esto es lo que hay» y no vale la pena obcecarse en cambiarlo. Una postura muy razonable, especialmente para los afinadores de piano, cómo argumentan en ¿Se encuentran estiradas las octavas en la afinación del piano?

No hay nada cómo escuchar para juzgar. Así que te dejo algunos enlaces de Spotify para que conozcas la música a 432.

Algunas son grabaciones hechas directamente en esta frecuencia y otras muchas han sido «bajadas» de tono digitalmente .

Reconozco que me he acercado a la afinación a 432 Hz con un cierto prejuicio, pero ahora tengo que admitir que !me gusta!

Sinceramente, sí que noto una cierta sensación más agradable y de mayor relajación y paz. Aunque podría ser totalmente subjetivo.

En fin, que cada uno juzgue según sus propios oídos.

Escríbeme a info@musicoswebs si quieres darme tu opinión.

Para una lectura más cómoda de los artículos, te recomiendo que uses la extensión Just Read de Chrome con la que se pueden leer en formato simplificado, sin anuncios y con una letra standard
(esto no es un anuncio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *